Club Ibérico de Módulos H0

Jaca 2018: crónica de un encuentro

Texto y fotos: Juan Jesús Guillén
Maquetación y adaptación fotográfica: Webmaster

Entre el 13 y el 15 de abril se celebró el Encuentro de primavera del CimH0 en la población de Jaca (Huesca).

Ambiente ibérico - cimH0

Ambiente ibérico en Tatona

Siempre se ha dicho que cada encuentro es diferente, que no hay dos iguales y es cierto. Lo que no es diferente son las ganas y la ilusión con que se afrontan, no importa los años que llevo acudiendo a encuentros, la ilusión sigue intacta.

Los preparativos

Las semanas previas son un hervidero de correos e información, hay que hacer las inscripciones de módulos y composiciones; ¿qué módulos llevaré en esta ocasión, qué trenes inscribo?. Luego con todos estos datos procesados, el Equipo de Trabajo nos manda los horarios a escala de las circulaciones, el plano de la maqueta y las CV 1 que tenemos que asignar a nuestros trenes para que no estén repetidas: una gran labor. Después vienen todos los demás preparativos en casa, hasta que el día anterior se carga el coche, normalmente hasta los topes, con los módulos, los trenes, la central, los boosters, herramientas… Por fin, todo está preparado para salir al día siguiente.

Cruce de composiciones en Cerros Verdes - cimH0

Cruce de composiciones en Cerros Verdes

A veces el encuentro es cerca de casa, pero otras, como ha sido esta vez para mi, está en la otra punta del país por lo que toca madrugar. Por fin estoy en ruta, queda aun una larga tirada hasta mi destino en Jaca. A media tarde aparco junto al pabellón donde se va a celebrar el encuentro, lo primero es saludar a los amigos; después toca descargar.

El montaje

Como ya he comentado, el Equipo de Trabajo ha hecho un plano del circuito, así que sé más o menos por dónde tengo que ponerme. Empiezo a quitar tuercas y arandelas que volveré a usar para ensamblar los módulos; una vez puestas las patas y ensamblados, voy sacando el resto del material. Todos los demás hacen lo mismo con asombrosa precisión; así, a ultima hora de la tarde, prácticamente todo el circuito está montado, pero no terminado ya que algunos de los participantes no llegarán hasta el día siguiente. Por tanto es hora de ir a reponer fuerzas y disfrutar de un merecido descanso.

Puente francés - cimH0

El puente sobre el ferrocarril de vía estrecha: primer módulo de un aficionado francés en el Club

A la mañana siguiente se continua el trabajo, es el momento de conectar los cables, la loconet, poner las centrales y los boosters; así, aproximadamente a las doce del mediodía, una parte del circuito está en funcionamiento. Y digo una parte porque como consecuencia del mal tiempo y el corte de una carretera, uno de los participantes no ha llegado y sus módulos están en el centro de una de las ramas. Mientras esperamos, los demás módulos aguardan ensamblados por bloques. Por fin llega y, de forma rapidísima, en media hora, se termina el montaje gracias a la labor de equipo de los participantes.

Estación de Bouro - cimH0

Maniobrando en la estación de Bouro

Queda por último probar lo que quedaba de circuito sin conectar: se unen los cables, se conectan las centrales, los boosters y se da tensión. Gracias a un ingenioso aparato, ya no es necesario pasar una locomotora en analógico para verificar el circuito como se hacia antes. Este dispositivo mide la tensión y la polaridad de la vía. Como la maqueta está dividida en cantones y cada uno de ellos se alimenta con un booster, diez en este encuentro, al pasar de un cantón a otro el aparato detecta si la polaridad es la correcta. No suele pasar pero, si no lo es, se cambia la posición de los cables de salida del booster a la vía. Lo mismo es aplicable a los módulos que tengan el cableado invertido, el aparato lo detecta.

Convivencia

De esta manera y con todo funcionando, nos vamos a comer con el trabajo hecho. Durante las pausas para comer se charla y se conoce a los nuevos participantes. Este año hemos contado por primera vez con la presencia de aficionados franceses y esperamos que vaya a más: nos estamos internacionalizando.

Pequeña Reserva - cimH0

Tomando fotos de la chocolatera en la Pequeña Reserva

Nicolás acudió con su padre desde Angles con un bonito módulo de vía doble, aun sin terminar, que reproduce un puente metálico sobre una instalación de vía estrecha. El resto de módulos son conocidos por todos, aunque hubo algunos nuevos que están en fase de decoración como el espectacular viaducto de Manuel Búdia o el proyecto de bifurcación de Mario Fernandes,en su momento serán presentados como merecen. También merecerá atención el nuevo módulo “La calle”, de Gerardo Izquierdo, en normativa propia del club Cim34.

Jaca – la maqueta

El primer encuentro del CimH0 fue en Jaca hace dos años y medio. Hemos vuelto y espero que no sea la última vez. El lugar es muy luminoso, aunque también al ser en el hall de un pabellón de hielo, frío. Como ya conocía esto fui bien pertrechado, por lo que no hubo mayor problema.

Tomando unas cañas - cimH0

Tomando unas cañas

La maqueta de este año era en forma de estrella con cuatro ramas, contaba con seis estaciones: Tafalla, Martigaça, Cotos, Orduña, Ágreda y Bouro, todas reproducciones de las reales. Tres apeaderos: Las Fuentes, A Capella y La Breña. La Bifurcacion Banalizada y la de Alcabrichel y los apartaderos industriales de Tatona, San Felices y Cerros Verdes, este último ya completada la transformación a vía única MQ40. En total 112 metros por los que circularon 27 trenes a la vez siguiendo un complejo horario.

Cada estación tenía la información que indicaba a qué hora llegaba cada tren y a qué vía tenía que ir para no saturar la explotación, que se desarrolla entre los factores diciéndose, “llevate el 32″, “te cojo el 43″, “¿dónde está el 61 que no ha pasado a su hora?”,”Orduña: el 36 con maquinista”, a lo que el factor de Orduña responde: “de acuerdo, adelante”, y el maquinista con su mando inalámbrico, obediente, inicia la marcha.

Bifurcación - cimH0

Una 1000 pasa ante la casa de palancas

Las maquinas con un solo enganche quedan muy bonitas pero complican bastante la explotación ya que había que llevarlas a girar a los correspondientes puentes giratorios o al triangulo de Alcabrichel. A pesar de toda esta complejidad también hubo tiempo para hacer algunas maniobras, por ejemplo en Tatona o Cerros Verdes clasificando vagones, o entre Orduña y Tafalla con cambios de tracción.

Los trenes de epoca III y IV circularon una jornada y los de V y VI otra.

Despedida

Y así, casi sin darnos cuenta, llegó el mediodía del domingo y la triste hora de cerrar y recoger. Otra vez a deshacer el trabajo, recoger cables y material eléctrico, desmontar, embalar por parejas los módulos y cargarlos en el coche, que es como hacer un Tetris porque nunca vuelven a casa igual a como vinieron al encuentro.

Orduña -cimH0

Variedad de material en Orduña

Después llega la hora de irnos despidiendo; algunos marcharán esa misma tarde, otros lo haremos al día siguiente con un largo viaje por delante. Y así hasta la próxima, deseando que pasen los meses que quedan para el próximo encuentro para volver a vernos, disfrutar del juego y de la charla de sobremesa, porque como comenté al principio, no hay dos encuentros iguales pero la ilusión es la misma.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies